Existen diferentes tipos de terapias psicológicas que manejan una amplia variedad de acercamientos y métodos hacia el tratamiento que otorgan a sus pacientes. Una de ellas es la terapia cognitivo – conductual, ¿sabe de qué se trata y para qué clase de necesidades está recomendada? A continuación, se presenta una breve introducción a ésta.

La terapia cognitivo – conductual es una forma de tratamiento psicológico cuyo enfoque está en los patrones de pensamiento. Según este toó de terapia, son los patrones de pensamiento mal adaptativos los que generan un comportamiento contraproducente o desadaptativo, es decir, que interfiere con la vida diaria del paciente y le afecta con el desarrollo de emociones negativas.

A través de esta terapia, el psicólogo ayuda al paciente por medio de un tratamiento que se enfoca en la modificación de sus patrones de pensamiento para que, en consecuencia, cambie también su comportamiento y estado emocional, superando así sus dificultades.  

Es así que a través de la terapia cognitivo – conductual se generan varios objetivos de tratamiento y resolución como son:

  • Ayuda al paciente a resolver sus problemas en un entorno de cotidianeidad.
  • Ayuda a modificar el pensamiento negativo para convertirlos en positivos.
  • Colabora con la transformación de conductas hacia unas favorables.

Por estos motivos, y por el impacto beneficioso que genera, la terapia cognitivo – conductual es uno de los mejores acercamientos al tratamiento psicológico de la actualidad.